Compartir
Members of Mexican Federal Police clash with teachers holding a protest against an education reform and the arrest of two of its leaders, in Oaxaca State, on June 19, 2016. At least three people were killed and dozens injured when police clashed with thousands of teachers blocking roads in a protest in southern Mexico on Sunday, leaving some officers with bullet wounds. / AFP PHOTO / STR

Redacción Gráfico de Oaxaca

El presidente de la Mesa Directiva del Congreso de Oaxaca, César Morales Niño, demandó este miércoles que el ex presidente de México, Enrique Peña Nieto, y el ex gobernador de Oaxaca, Gabino Cué Monteagudo, sean procesados penalmente como los máximos responsables del fallido operativo policaco que el 19 de junio de 2016 derivó en un enfrentamiento con militantes y simpatizantes de la Sección 22 de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) en Asunción Nochixtlán y cuyo saldo fue de ocho muertos y cientos de afectados.

Tal acción, en la que participaron elementos de la Policía Federal y Estatal se llevó a cabo con el objetivo de desactivar un bloqueo que permanecía sobre la carretera 135-D, en el marco del conflicto que mantenían el magisterio y autoridades estatales y federales por la implementación de la reforma educativa, hoy abrogada parcialmente.

En ese contexto, al cumplirse tres años del enfrentamiento y durante la sesión de la Diputación Permanente del Congreso de Oaxaca, Morales Niño, representante del distrito de Nochixtlán, acusó a los ex mandatarios de haber actuado con -”ineptitud y displicencia” al haber permitido la realización de aquella movilización sin dimensionar  las consecuencias que podría traer consigo.

El legislador del Partido del Trabajo (PT) manifestó que es necesario que la justicia alcance a los responsables de ordenar “esos actos de represión contra el magisterio y la ciudadanía de Nochixtlán”. 

Por su parte, en un informe divulgado al respecto por la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) se recuerda que durante aquel 19 de junio de 2016 no sólo se registraron enfrentamientos en Asunción Nochixtlán, en la región de la Mixteca, sino también en San Pablo Huitzo y en Hacienda Blanca, en los Valles Centrales del Estado.

La CNDH destacó que como consecuencia de ello, hubo 7 personas fallecidas, 174 pobladores lesionados (149 en Nochixtlán, 45 de ellos por arma de fuego; 9 en Huitzo y 16 en Hacienda Blanca, uno fue por arma de fuego); 171 pobladores fueron afectados físicamente por gas lacrimógeno (84 en Nochixtlán, 25 en Huitzo y 62 en Hacienda Blanca); 108 pobladores fueron afectados psicológicamente (86 en Nochixtlán, 6 en Huitzo y 16 en Hacienda Blanca) y 43 pobladores fueron afectados patrimonialmente (25 en Nochixtlán, 5 en Huitzo y 13 en Hacienda Blanca). 

El organismo también informó que hubo 106 elementos policiales lesionados (74 en Nochixtlán, de los cuales 4 fueron por arma de fuego, 13 en Huitzo, 5 en Hacienda Blanca y Viguera y de 14 más se desconoce el lugar donde sufrieron las heridas presentadas).

Comentarios

comments