Inicio Periodistas Reporteros Sin Fronteras une las voces del periodismo latinoamericano

Reporteros Sin Fronteras une las voces del periodismo latinoamericano

29
0
Compartir

“Claro que hay miedo, pero ser periodista es lo único que sé hacer y lo haré hasta que me muera”. Con estas palabras, Francisco Castellanos, veterano reportero mexicano de la revista Progreso, resumió este 3 de mayo el sentir de miles de informadores latinoamericanos, a quienes quiso rendir tributo el acto que, por tercer año consecutivo, celebró Reporteros Sin Fronteras en la Casa de América de Madrid, con motivo del Día Mundial de la Libertad de Prensa.

Periodistas de América Latina y España unieron sus voces a la de los cantantes Marwan, Rozalén y Pez Mago para ofrecérselas a los más de 300 profesionales de los medios secuestrados o retenidos en prisiones de todo el mundo y romper su silencio, así como para reivindicar el inquebrantable compromiso de la información con la verdad. Bajo el lema “La verdad necesita Periodismo”, y con la inestimable colaboración de Casa de América y Radio Nacional de España (RNE), RSF optó, un año más, por un evento abierto al público con formato de programa de radio, retransmitido en directo por Radio5.

[El director de Radio5, Chema Forte, entre el director de Casa de América, Santiago Miralles, y el presidente de Reporteros Sin Fronteras, Alfonso Armada]

Santiago Miralles, director de Casa de América, abrió el acto con un emocionado recuerdo a la que fuera presidenta de RSF España hasta su fallecimiento, en julio del año pasado, Malén Aznárez, así como a los tres periodistas ecuatorianos asesinados recientemente en Colombia por disidentes de las FARC. Chema Forte, director de Radio5, hizo suyo este homenaje y renovó el compromiso de la emisora con este formato de celebración del Día Mundial de la Libertad de Prensa. Junto al presidente de RSF España, Alfonso Armada, Miralles y Forte dieron el pistoletazo de salida al programa que condujeron en directo, Lucía Vilaplana y Lara López, periodistas de RNE. En la apertura de la emisión, López recordó el artículo 19 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos: “Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión”.

El presidente de RSF España, Alfonso Armada, abrió la ronda de entrevistados del programa alertando sobre la creciente oleada de odio al periodista que se extiende por el mundo, de la mano de líderes que, no solo en regímenes autoritarios, sino en democracias occidentales, “apuntan al mensajero y transforman a los periodistas en hombres a batir”. En línea con las conclusiones de Clasificación anual de la Libertad de Prensa, publicada hace unos días por RSF, Armada subrayó que la violencia contra los periodistas que investigan la corrupción y el poder afecta a los países del furgón de cola de este ranking, como prueban los periodistas asesinados en Afganistán la semana pasada, pero también a Europa, que ha sido testigo, en pocos meses, del asesinato de la periodista maltesa Daphne Caruana y del eslovaco Jan Kuciak.

[Alfonso Armada, junto con las periodistas de RNE Lucía Vilaplana y Lara López, conductoras del programa especial de Radio5 y RSF]

En cuanto a España, Alfonso Armada explicó que el conflicto catalán, del cual están siendo víctimas colaterales los periodistas, justifica en gran medida la pérdida de dos puestos que ha anotado la libertad de información española en la Clasificación de 2018, pero aludió también a otros asuntos clave registrados en 2017, como la detención temporal de dos periodistas turcos en España por sendas órdenes de Interpol lanzadas por el régimen de Erdogan, la vigencia de la “Ley Mordaza” y el lamentable boicot del Gobierno del Partido Popular a la Ley de Reforma de RTVE. El presidente de RSF España quiso terminar su intervención con un homenaje a los medios y periodistas a los que amenazó, extorsionó y asesinó ETA, mientras estuvo activa, evocando las palabras de Albert Camus: “un país vale lo que vale su prensa”.

[El auditorio de Casa de América, durante el programa especial de Radio5 de Radio Nacional de España y Reporteros Sin Fronteras]

México: un país rehén del narco

Francisco Castellanos, corresponsal en Morelia (Michoacán) de la prestigiosa revista Proceso, hizo un repaso minucioso y espeluznante de la realidad que azota al periodismo en México, desde la altura de miras que le confieren su profesionalidad y su veteranía. “Desde el año 2000, han sido asesinados 213 periodistas en México, a manos del crimen organizado. Todos estos compañeros no están muertos por haber estado en el lugar y el momento equivocados, lo están por gobiernos corruptos y autoritarios al servicio del narco, cuya subcultura está cada vez más arraigada en la sociedad mexicana y es cada vez más violenta”, sentenció. México ocupa el puesto 147 de los 180 que analiza RSF, y lleva 13 periodistas asesinados en los últimos 12 meses.

[El periodista mexicano de Proceso Paco Castellanos, junto a su colega y compatriota Cárlos Juárez]

Pilar Bernal, reportera de Telecinco y miembro de la junta directiva de RSF, agradeció a Francisco Castellanos su impagable labor como “fixer” de periodistas extranjeros que, como ella, han ido a cubrir la realidad de México. La periodista aprovechó para alertar sobre la capacidad de la sociedad mexicana para vivir de espaldas a los estragos que está causando el narco y sobre las películas y series que transforman en héroes a sus sicarios. “Los verdaderos héroes no son criminales narcotraficantes, son gente como Francisco Castellanos”, dijo.

Carlos Juárez, reportero del Estado de Tamaulipas, que se ha tomado unos necesarios meses de desconexión en España acogido por una ONG catalana, explicó que desde sus inicios profesionales había aprendido el significado de ser periodista en Tamaulipas: “ser periodista allá es aprender a saber qué decir y qué no decir; es aprender a manejar el silencio”. Juárez confirmó el gran arraigo del narco en la sociedad mexicana, del que la prensa no está exenta. “El narco ya es transversal. Ha atravesado todos los estamentos, desde el Ejército hasta la cultura. Si ya ha llegado al periodismo, es porque ha invadido toda la sociedad”, afirmó.

Comentarios

comments