Inicio Opinión NO HAY QUE QUEMAR LA PÓLVORA EN INFIERNITOS

NO HAY QUE QUEMAR LA PÓLVORA EN INFIERNITOS

68
0
Compartir

INFIERNO GRANDE

por: Dante CIENFUEGOS

* AMLO: usa la réplica

* Peña Nieto: pagará la pensión de Fox?

* Murat en Nueva York

 

NO HAY QUE quemar la pólvora en infiernitos. El presidente electo va a necesitar mucha pólvora para hacer frente a sus gratuitos enemigos, todos aquellos que le apuestan al fracaso de su próximo gobierno. Lo sabe Andrés Manuel López Obrador, porque si algo aprendió durante los largos 18 años de lucha por la Presidencia de la República, es que no solo son los actores políticos y la élite empresarial la que se opone a las reformas legislativas y cambios de fondo en el gobierno, sino también un amplio sector de la prensa que obtuvo a través de los gobiernos pripanistas, enormes beneficios que no está dispuesta a perder.

Grandes flujos de dinero público alimentaron a la prensa, a la radio y la televisión para elogiar a los gobiernos en turno, sabedores de que ese pacto no escrito con el poder político se traducía en pautas publicitarias que rebasan, en sus montos económicos, a países de diferentes partes del mundo. La legislación en materia de medios electrónicos cambió gradualmente, pero no afectó realmente los intereses de los poderosos empresarios de la Radio y la TV que acumularon fortunas mediante los negocios a la sombra del poder. Las grandes cadenas de Radio y el duopolio de la televisión, son producto de las componendas y de los acuerdos entre el poder público y los empresarios serviles.

Está claro que López Obrador no será un presidente callado frente a la crítica, que hará uso de su derecho de réplica, o como lo dijo a raíz de la publicación de la revista Proceso, la libertad de expresión será de ida y vuelta. Con el título de “AMLO se aísla. El fantasma del fracaso”, ese medio publicó la entrevista con el constitucionalista Diego Valadés, que fue muy comentada, por los comentarios, innecesarios, de la esposa del presidente electo sobre la publicación. Es cierto que López Obrador, en esa gran decisión de deparar el poder económico del poder político, necesita del acompañamiento de su equipo y del Congreso. Una hazaña comparada con la separación de la Iglesia del Estado, que llevó a cabo el presidente Benito Juárez, dice en sus palabas Valadés. De ese tamaño es apartar a la élite empresarial del Poder político.

Una vez publicada la Ley de Remuneraciones de los Servidores Públicos, nadie debe percibir un salario superior a los 108 mil pesos que mensualmente recibirá el Presidente de la República. Corresponde al presidente Enrique Peña Nieto acatar la nueva disposición, al igual que a todos los funcionarios de su gabinete, y a los ministros y jueces del Poder Judicial Federal. De las pensiones a los ex presidentes, que no están legisladas, corresponde igualmente a Peña Nieto pagarlas en este mes, pero a partir de diciembre la decisión será de López Obrador. Y ya sabemos que no habrá más pensión, porque un nuevo decreto presidencial pondrá fin al pago del salario equivalente a un Secretario de Estado, además del retiro de los 55 elementos del Ejército, 22 de la Armada y ocho de la Marina, así como tres choferes, tres secretarias y 14 administrativos, más dos vehículos blindados. El ahorro, solo en salarios a los ex presidentes, será de más de 209 millones; más de 41 millones por cada ex presidente. En la lista aparecen, Luis Echeverría, Carlos Salinas, Vicente Fox y Felipe Calderón, y la viuda de José López Portillo. Solo el ex presidente Ernesto Zedillo renunció al salario.

Mucho ruido hicieron los empresarios al perder el jugoso negocio de las obras por la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México. La tormenta en un vaso de agua, no fue tal, aunque sí metieron presión en la estabilidad del tipo de cambio del peso frente al dólar. Convencidos de que no hay otra opción, 16 empresarios dialogaron con el presidente electo para finiquitar los contratos del NAICD. Para el país, fue el principio de las nuevas reglas de que el poder económico no está por encima del poder político, o dicho en otras palabras, que el Presidente no será de decoración, no estará sujeto a las presiones y amenazas de los rapaces hombres de negocios.

En Oaxaca, la celebración de los muertos permitió al grupo cercano al gobernador Alejandro Murat, aprovechar la oportunidad para viajar a Nueva York, para la promoción turística de la entidad. No todos debieron viajar, pero hubo “colados”, como el delegado de SEDESOL, Gabriel Cué Navarro, y su esposa, la directora de relaciones Públicas de la Secretaría de Turismo, que aprovecharon para festejar su cumpleaños. Las críticas no se hicieron esperar, porque aquí en Oaxaca, se necesitaba la presencia de Cué Navarro en la coordinación de los apoyos federales a las zonas afectadas por las lluvias en al menos 88 municipios, declarados “zona de desastre natural” por la Secretaría de Gobernación. Bueno, a nivel local, la tarea quedó a cargo del titular de Protección Civil, Heliodoro Días Escárraga, aunque es obvio que la ayuda no llegó a todos los afectados. La pregunta es por qué no invitaría el Cachorro al presente municipal de esta capital, José Antonio Hernández Fraguas, a la exposición de Muertos en el Museo Americano de Historia en Nueva York? Y eso que dicen que ya hubo “perdón y olvido”!.

En el tema de la corrupción sigue apareciendo Oaxaca, en la fiscalización que hace la Auditoría Superior de la federación sobre la aplicación de los recursos federales. SAPAO es una de las dependencias en las que se detectaron malos manejos en dinero que debió aplicarse en obras para las zonas más marginadas de Oaxaca. Y los Servicios de Salud, por los malos manejos del Seguro Popular, las cifras de los malos manejos son impactantes.

Muy delicado es el tema de la desaparición de cien migrantes centroamericanos, según denuncia del ombudsman Arturo Peimbert, el recién casado que “echó la casa por la ventaja” en sus segundas nupcias.

 

Comentarios

comments