Inicio Opinión La vileza de  Gómez Nucamendi

La vileza de  Gómez Nucamendi

122
0
Compartir

Editorial

Los reiterados abusos en contra de los derechos de los periodistas cometidos por el empresario-político Ericel Gómez Nucamendi, a los que les niega el pago de salarios y prestaciones sociales, así como el finiquito por liquidación; son el mejor ejemplo del influyentismo y la impunidad con que actúan algunos personajes vinculados a la política local en Oaxaca.

En una conversación con algunos de los trabajadores del diario “Noticias” de Oaxaca, Gómez Nucamendi confesó que al dejar la dirección del periódico el extinto periodista José Martínez Bastida, se había llevado una sorpresa sobre el monto de los ingresos al medio, porque mientras él defendía un cargo público en el que ganaba, en ese entonces, 30 mil pesos mensuales; a la empresa editorial ingresaban al día más de esa cantidad.

El diario Noticias fue, en su momento, el periódico de mayor circulación y con una influencia política indiscutible, lo que le permitió como empresa obtener privilegios en las pautas publicitarias y convenios económicos con diferentes instituciones, como ocurrió más recientemente con la UABJO, donde la empresa de Gómez Nucamendi llegó a facturar dos o tres veces por el mismo concepto de difusión de actividades e inserciones publicitarias.

Gracias al diario Noticias, Ericel Gómez Nucamendi acrecentó su incalculable fortuna, pero se niega a pagar salarios y prestaciones sociales, y a liquidar, en otros casos, a sus trabajadores, como ocurre con Itzel Grajales y Jacob García, periodistas de Noticias “Voz e imagen de Chiapas”. Una verdadera vileza del diputado local electo de Morena.

En el IV Foro para la elaboración de la Ley de Protección a los periodistas que llevó a cabo el Frente Estatal en Defensa de los Periodistas (FEDP), que tuvo como sede Huatulco, hubo un pronunciamiento de los asistentes en contra de los empresarios-políticos que se han distinguido en Oaxaca por violentar los derechos laborales de los comunicadores, en especial de Ericel Gómez Nucamendi y Rafael Gonzáles Manríquez, éste último propietario del diario “Enfoque” del Istmo de Tehuanepec, que ha llegado al extremo de amenazar de muerte a periodistas que le exigen el pago de adeudos salariales.

Dos casos más que ilustran sobre la injerencia perniciosa de políticos en las empresas de medios de comunicación, son las que editan los periódicos “Despertar” y “Adiario Oaxaca”, una propiedad del ex gobernador Ulises Ruiz Ortiz, la otra del ex candidato a presidente municipal de esta capital, Samuel Gurrión Matías, las que se han caracterizado por violentar los derechos de los trabajadores, pues aunque existen demandas ante la Junta Local de Conciliación y Arbitraje, a los periodistas se les niega el derecho a la justicia.

Frente a esta realidad, la sociedad tiene que enviar un mensaje claro de repudio en contra de los empresarios-políticos que utilizan los medios informativos no solo como negocio, sino también para sus personales intereses partidistas, porque el hecho de ocupar un cargo público o de representación popular no debe servir para violentar los derechos de sus trabajadores, en este caso de periodistas, y mucho menos ampararse en dichos cargos para pisotear impunemente las leyes vigentes en el país.

 

 

Comentarios

comments