Inicio Opinión La traición de los diputados

La traición de los diputados

104
0
Compartir

Editorial

A diferencia de lo que ocurrió en el Congreso de la Unión, por la destitución del fiscal de Atención de Delitos Electorales (Fepade), Santiago Nieto; en Oaxaca no hubo parálisis legislativa derivada de la imposición de Guillermo Mengchún como titular del órgano Superior de Fiscalización del Estado (OSFE).

Las fracciones parlamentarias opositoras en el Congreso Local, fueron incapaces de unirse para impedir un “auditor a modo”, en momentos en que el mayor escándalo de corrupción en México, por los sobornos de la empresa brasileña Obedrescht, ha sido de resonancia internacional.

Diputados del PRD, del PAN, del PT, con los de Morena, tuvieron la oportunidad de aliarse para  impedir que la importante tarea de fiscalizar el gasto público del Gobierno del Estado, quedara en manos de un definido priista leal al ex gobernador José Murat, del que fue Secretario de Finanzas, como Guillermo Mengchún Velásquez.

La fracción parlamentaria de Morena salvó la dignidad del Congreso Local como poder autónomo, al anular el voto de sus legisladores; mientras que los diputados del PAN, del PRD, PT, PUP y PES, se subordinaron a la decisión del Gobierno del Estado de nombrar a Mengchún Velásquez como titular del OSFE, y legitimaron, junto con la fracción priista, la burda imposición.

Oaxaca y sus habitantes pagarán las consecuencias, porque un auditor leal y servil no garantiza el combate a la corrupción y el fortalecimiento de órganos autónomos para impedir que se repitan desvíos millonarios del presupuesto que han impedido el desarrollo del Estado y mejores condiciones de vida para su población.

En la votación de ayer, no existe congruencia de los legisladores locales de oposición con la resistencia que mantienen diputados y senadores panistas, perredistas, petistas en el Congreso de la Unión, para impedir que la mayoría priista decida a su conveniencia los asuntos más relevantes del país.

Con excepción de los diputados de Morena, que anularon su voto y abandonaron la sesión durante la ceremonia de toma de posesión de Guillermo Mengchún como nuevo titular del OSFE, los legisladores oaxaqueños traicionaron el deber y compromiso de representar y defender no solo la legalidad, sino los intereses más elevados del pueblo de Oaxaca.

La imposición del nuevo titular del OSFE representa un enorme retroceso en la larga lucha de la sociedad por lograr órganos autónomos que garanticen la legalidad, que fortalezcan la transparencia y rendición de cuentas, el combate a la corrupción y la impunidad; porque aun cuando el órgano fiscalizador es autónomo por ley, la designación de un “auditor Leal” al PRI-gobierno, impedirá que en Oaxaca se repitan los saqueos del erario y que se sanciones a los funcionarios que desvíen dinero del presupuesto estatal.

La designación de Guillermo Mengchún al frente del OSFE equivale, guardando las proporciones, a la designación de Virgilio Andrade por el presidente Enrique Peña Nieto al frente de la Secretaría de la Función Pública para investigar el escándalo de corrupción por la adquisición de la “Casa Blanca” de Angélica Rivera, la actriz convertida en “primera dama” de México.

Comentarios

comments