Inicio Opinión La crisis del Poder Judicial

La crisis del Poder Judicial

78
0
Compartir

Editorial

 

Largo ha sido el pleito por el control del Poder Judicial de Oaxaca.  Finalmente, frente al largo litigio que mantiene al magistrado Alfredo lagunas Rivera al frente del Consejo de la Judicatura, Raúl Bolaños Cacho Guzmán aceptó su derrota y, tras rendir su Segundo Informe, entregó su renuncia.

La renuncia de Raúl Bolaños Cacho Guzmán, podría poner fin a la crisis de legalidad que enfrenta el Poder Judicial de Oaxaca, por el conflicto que generó la reforma constitucional aprobada por la LXIII Legislatura Local, mediante la cual fue desaparecido el Consejo de la Judicatura.

Impugnado desde su designación como presidente del Poder Judicial de Oaxaca, por no haber cumplido con el requisito de ser magistrado en funciones, pues había tramitado su retiro para obtener los beneficio de jubilado; Bolaños Cacho se mantuvo dos años en el cargo, hasta que ayer presentó su renuncia.

El último acto que llevó a cabo fue su Segundo Informe al frente del Poder Judicial de Oaxaca, en presencia del gobernador Alejandro Murat, y del presidente de la Mesa Directiva de la LXIV Legislatura Local, César Morales Niño. Su cargo será ocupado por la magistrada María Eugenia Villanueva Abrajam, cuya familia está identificada con el ex gobernador José Murat Casab.

La reforma legislativa buscó, en su momento, arrebatar el control que logró el presidente con licencia del Poder Judicial de Oaxaca, Alfredo Lagunas Rivera, a través del Consejo de la Judicatura, cuyo presupuesto es hasta tres veces mayor al que la Legislatura autoriza para el Poder Judicial de Oaxaca.

El Consejo de la Judicatura (CJ) fue creado en Oaxaca, al igual que en todo el país, para hacer contrapeso al presidente del Poder Judicial, pero debido a que el magistrado  Alfredo Lagunas Rivera tramitó retomar su cargo de presidente del Poder Judicial de Oaxaca, el Gobierno del Estado buscó arrebatarle el control mediante la reforma para desaparecer el CJ.

En la disputa del control del Poder Judicial de Oaxaca, Lagunas Rivera y un grupo de funcionarios se amparó fallidamente en contra del Congreso del Estado, y más tarde promovió una acción de inconstitucionalidad, que también perdió, pero ganó el amparo que mantiene vigente el CJ.

El largo litigio entre Lagunas Rivera y Bolaños Cacho Guzmán ha sido oneroso para las finanzas del Poder Judicial de Oaxaca, pues fue necesario contratar especialistas para buscar una salida al conflicto de grupos al interior del PJO. Finalmente, no hubo otra opción más que la renuncia de Bolaños Cacho Guzmán.

En la disputa por el control del PJO, hubo denuncias en contra de Bolaños Cacho Guzmán que no prosperaron, involucrando incluso al Fiscal Anticorrupción, Emilio Iruegas Álvarez; por haber dispuesto indebidamente del dinero que reintegró la Secretaría de Hacienda al Poder Judicial de Oaxaca, de los descuentos aplicados a los funcionarios, que no se entregó íntegramente a los afectados, argumentando que una parte había sido destinada para otros fines, sin la aprobación de los interesados.

El relevo en el Poder Judicial de Oaxaca ocurre en medio de la crisis de legalidad y la división entre magistrados y funcionarios, pues un grupo apoyaba al ahora ex presidente interino, en tanto que otro bloque se declaró del lado de Lagunas Rivera.

Comentarios

comments