Inicio Opinión Juquila: tambores de guerra

Juquila: tambores de guerra

133
0
Compartir

Editorial

La situación es tan tensa entre los pobladores de Santa Catarina Juquila y Santiago Yaitepec que, sin exagerar, ya se escuchan los tambores de guerra.

El presidente del Comisariado de Bienes Comunales de Juquila, Ignacio Alberto Serrano Cruz, asegura que “ya no se trata de un bloqueo; el pueblo está sitiado por la gente de Yaitepec, y anuncia una marcha de juquileños hacia esta capital y de aquí hacia la ciudad de México, para buscar la intervención del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Ha transcurrido ya un mes con  ocho días, desde que los pobladores de Yaitepec, iniciaron el bloqueo del camino de acceso a Santa Catarina Juquila, argumentando que la protesta tenía como fin exigir la atención a un añejo conflicto agrario.

En respuesta, el gobierno de Alejandro Murat Hinojosa a través del secretario de Gobieno, Héctor Anuar Mafud, anunció un acuerdo de inmediato entre las autoridades municipales de Juquila y Yaitepec, pero no resolvió el conflicto, porque el bloqueo de los caminos de acceso a Santa Catarina Juquila, no solo se mantiene sino que se ha extendido a otras vías que servían para que los peregrinos y turistas pudieran llegar al templo de la comunidad.

La versión del gobernador Murat Hinojosa de que sigue abierto uno de los accesos al centro de la comunidad donde está ubicado el templo y la venerada imagen de la virgen, ha sido desmentida por el Comisariado Comunal, que insiste en la solución para evitar que ocurran hechos de violencia.

Apenas el lunes último en la colonia Mi Ranchito del municipio de Santa Cruz Xoxocotlán, fue ejecutado Jonás González Ayuso, a quien señalan como asesor de Santiago Yaitepec, uno de los negociadores en las pláticas recientes. Jonás iba acompañado de Samuel, quien también falleció en el lugar del atentado.

Si las pláticas conciliatorias no permiten un acuerdo de paz, que sea avalado por los grupos de ambos municipios, la violencia puede escalar, como consecuencia de la ejecución del asesor de Yaitepec y su acompañante.

Probar que existen otros intereses detrás de los pobladores de Yaitepec, no será nada fácil, pero lo cierto, los funcionarios del Gobierno del Estado van a requerir de mucha paciencia, de prudencia y de amplia disposición al diálogo para que se evite toda provocación y se liberen los caminos bloqueados, porque esta rivalidad puede ser de funestas consecuencias.

Los temas electorales que pudieran estar empujando a la confrontación, tendrá que dirimirse en sus tiempos, con el Órgano Electoral y los protagonistas,  pero por ahora lo que hay que evitar es una verdadera tragedia que pudiera cobrar muchas vidas.

Otro hecho que no debe pasearse por alto es la retención del comisionado José Sánchez Saldierna, como una medida de presión para que el Gobierno del Estado haga un mayor esfuerzo a fin de concretar una solución.

Muchas vidas ha costado la lucha por la tierra en la zona Chatina, y en tiempos agitados, pareciera demasiado riesgoso que el Secretario de Gobierno pretenda seguir simulando acuerdos, que al no estar respaldados por las partes, de nada sirven, porque no están reconocidos por la autoridad y por otras autoridades y representantes de las comunidades en conflicto.

Comentarios

comments