Inicio Opinión EL GRAN ACTOR

EL GRAN ACTOR

70
0
Compartir

INFIERNO GRANDE

Por: Dante CIENFUEGOS

 

* López Obrador: la prudencia

* Peña Nieto y La gaviota: ni perdón ni olvido

* Murat: se reunirá con AMLO

 

EL GRAN ACTOR de la política, el arrogante y frívolo Enrique Peña Nieto ha bajado de su pedestal para colocar los pies en la tierra y pide perdón a los mexicanos que se sientan ofendidos por su forma de gobernar. El perdón no es suficiente en un país de ciudadanos que demostraron, con su voto en las urnas, que está agraviado por un gobierno que no merecía México, que abusó del poder, que incurrió en fraudes electorales, burlando la voluntad de millones de mexicanos; que violentó los derechos humanos y toleró la tortura y las desapariciones forzadas; que solapó la corrupción que causó grave daño a las finanzas públicas, que reprodujo con éxito los viajes faraónicos por el mundo con su familia y las amistades de ésta, despilfarrando el dinero público que tanto necesitan las familias en pobreza extrema dispersas por la geografía marginada de México.

EL PERDÓN ES apenas el principio del juicio que esperan los mexicanos para el presidente Peña Nieto. No se ve que sea un sentimiento real de arrepentimiento, de desagravio para las víctimas del abuso de las Fuerzas Armadas en el combate al crimen organizado, ni de justicia para sus familiares. Peña Nieto gobernó lejos de los mexicanos, desde la más elevada cúspide del poder y lo hizo con imperdonable frivolidad. No tenía derecho a usar el poder para alimentar su ego personal, ni para ofender repetidamente a los mexicanos con actos que negaban la realidad del país. No se molestó nunca en acudir al lado de las familias mexicanas en desgracia, por la violencia o por fenómenos naturales. Tampoco se interesó en fortalecer la democracia, combatir la corrupción, garantizar los derechos humanos, promover los valores y la cultura de los indígenas y lo más importante, defender la riqueza y la soberanía del país. Al contrario, se esforzó en entregar al capital extranjero esa riqueza que debe ser preservada para la presente y futuras generaciones de mexicanos.

LOS RESULTADOS EN las urnas, reprobaron al gobierno del presidente Peña Nieto, de eso no queda la menor duda. Dice que dirigió la derrota, y qué bueno, porque tendrá el resto de su vida para analizar y entender que los mexicanos saben castigar, con su voto, a los malos gobernantes. Él y su partido, el PRI, tuvieron la gran oportunidad histórica para corregir los excesos, los vicios y las omisiones del pasado, pero el triunfo lo ensoberbeció a tan grado que, imitando a Carlos Salinas, dejó de ver la realidad del país y se paseó por el mundo hablando de logros inexistentes que solo existían en su imaginación. Con sus excesos, canceló la oportunidad para millones de jóvenes y niños que merecían una oportunidad de desarrollo en su país, en su patria; con su visión errada prolongó el sufrimiento de miles de familias que perdieron a sus seres queridos y negó el derecho, con su política antidemocrática y de fraudes electorales, al sufragio efectivo y al cambio anhelado por generaciones a través de los años.

SOLO LA COINVICCIÓN inquebrantable de Andrés Manuel López Obrador y la respuesta de los mexicanos en las urnas, abrió la posibilidad de cambio y transformación de México. Será un largo proceso para que México enderece su rumbo y se coloque como un país democrático, con leyes y derechos vigentes; con acciones de gobierno que atiendan los viejos reclamos de los mexicanos, que le den oportunidades a los mexicanos que, decepcionados del gobierno, tenían dudas acerca de los nuevos tiempos políticos de México. López Obrador ha sido prudente, porque sabe que en política los errores se pagan caros y el costo es para el pueblo. Se le critica ya de haber cambiado su discurso, de la relación institucional con la mafia del poder; de la cordialidad que ha demostrado frente a Peña Nieto y con los grandes empresarios, pero sabe lo que hace y ha demostrado su madurez e inteligencia para no alterar el proceso de transición. Entiende que será Presidente Constitucional hasta que rinda protesta y que podrá tomar las grandes decisiones hasta que las Fuerzas Armadas le hayan jurado lealtad como su jefe máximo.

PARA EL GOBIERNO de López Obrador, Oaxaca y los estados del sureste mexicano tienen una relevancia especial, porque sabe que necesitan de atención e inversión para el desarrollo, pero sin el saqueo que hacen los corruptos gobernantes. Estará en Oaxaca, el once de Septiembre próximo, como anunció que lo haría en uno de sus últimos actos de campaña. El gobernador Alejandro Murat ha anunciado que se reunirá con él, aunque no haya querido atender a su futura coordinadora Nancy Ortíz, en una falta de cortesía que no debería ocurrir. El 29 de Octubre se llevará a cabo en la UABJO, el Foro sobre educación, con la presencia del próximo titular de la SEP, Esteban Moctezuma. Es importante la participación del magisterio de la Sección 22 de la CNTE, no con protagonismos y protestas, sino con propuestas para la nueva reforma educativa.

INFIERNITOS. Aunque la PGR diga lo contrario, busca ayudar al ex gobernador Javier Duarte con la reclasificación del delito de delincuencia organizada por asociación delictuosa, pero el proceso penal va para largo.

La CNTE presentará nuevas denuncias en contra de Elba Esther Gordillo, por delitos sobre el mal manejo de las cuota sindicales y, probablemente, por el homicidio del maestro Misael Núñez Acosta. El protagonismo de Elba Esther genera reacciones, pero en realidad la Gordillo es un cadáver político.

Los diputados de Morena-PT y PES deben estar alerta porque el Tribunal Estatal Electoral busca arrebatarle ocho curules  para favorecer al PRI, PAN, PRD y PVEM, como lo hizo en el Estado de México, donde la instancia electoral federal ya modificó parcialmente el abuso.

Comentarios

comments