Inicio Opinión DÉCADAS DE PRIISMO

DÉCADAS DE PRIISMO

77
0
Compartir

INFIERNO GRANDE

por: Dante CIENFUEGOS

*AMLO: enemigos dentro y fuera

*PRI: La crítica de Ulises Ruiz a José Narro

*Las alimañas de Yeidckol

DÉCADAS DE PRIISMO, marcaron para siempre ha generaciones que hoy se refugian en sus mejores recuerdos, cuando recibían beneficios de la élite gobernante, formada en una supuesta lealtad y el servilismo. Aun así, fue más convincente el llamado de Andrés Manuel López Obrador, durante tantos años en campaña, para convencer que el cambio era posible en las urnas, sin violencia, para cerrar un capítulo negro de la historia de México, el que escribió el PRI con fraudes electorales y corrupción, saqueando los recursos de México para que millones de mexicanos se mantuvieran en la pobreza, sin oportunidades y condenados a una vida miserable.

LOS LÍDERES DEL PRI parecen no entender la nueva realidad política del país, cuando ponen en marcha una estrategia para que la cúpula de siempre se mantenga en el poder, promoviendo la aspiración del ex rector de la UNAM, José Narro Robles, como candidato a ocupar la dirigencia del PRI. El ex secretario de Salud durante el gobierno de Enrique Peña Nieto, por lo menos está marcado por la omisión en la corrupción que tanto daño causó a las instituciones de salud pública.

LA ÉLITE PRIISTA piensa que ya tiene el control del PRI, con José Narro Robles y Claudia Pavlovich, gobernadora de Sonora, a quien llevaría el ex rector de la UNAM, como compañera para la Secretaría General del PRI. En el otro grupo, el que “ya pactó” con el gobierno de López Obrador, según el ex gobernador de Oaxaca, Ulises Ruiz Ortiz, está “Alito”, el gobernador de Campeche, Alejandro Moreno Cárdenas, también respaldado por los Peñanietistas. Este llevaría como compañera para la Secretaría General a Carolina Viggiano, ex legisladora federal por Hidalgo.

NO ESTÁN INCLUIDOS, los ex gobernadores de Yucatán, Ivonne Ortega, la ganadora de elecciones, como la consideran algunos priistas. Tampoco está considerado Ulises Ruiz Ortiz, quien encabeza, con Ivonne, a la disidencia priistas crítica, valiente, que cuestiona y denuncia. Ruiz Ortiz ha exigido, incluso, la expulsión del ex presidente Peña Nieto “por el daño que le hizo al partido”, aunque debería decir “por el daño que le causó al país”,

DESDE LA SOMBRA, aunque está al frente de la Fundación “Colosio”, el ex gobernador José Murat Casab, juega con todos, para acomodarse con el que gane. Pero juega doble, en el PRI, pero también en otro instrumento de su estrategia, el PVEM, donde ya es senador su hijo Eduardo Murat, y también opera como coordinador de la bancada en el Senado, Raúl Bolaños Cacho Cué. Las diferencias de Murat  Casab con su sucesor Ulises Ruiz, son insuperables; será una rivalidad por el resto de sus vidas. Si Ulises logra remontar y colocarse bien, estará en el nuevo Comité Nacional. Para entonces, los actuales dirigentes encabezados por Claudia Ruiz Massieu, habrán terminado su ciclo, con muy malos resultados, porque la derrota del PRI fue brutal.

EL PROCESO INTERNO del PRI subirá de tono, porque la confrontación entre grupos es real. Muchos fueron desplazados y relegados, para que los improvisados, como Enrique Ochoa Reza, ocuparan los cargos de liderazgo. Y aunque no tiene la difusión amplia, las críticas de Ulises Ruiz Ortiz tienen  que ver con  lo que ocurre en Oaxaca, donde dice que el gobernador Alejandro Murat “ya entregó la plaza” a López Obrador. Y en los hechos es así, porque su hermano Eduardo Murat apoya, como senador del PEVEM, a la bancada de Morena, en los temas más difíciles y complejos del Senado. Es más, el PVEM va en alianza en algunos estados con Morena, lo que ha generado enormes críticas en las redes sociales, porque consideran que es una alianza negativa para el partido de López Obrador.  

LAS SABANDIJAS A las que se refirió la lideresa de Morena, Yeidckol Polevnsky, podrían ser ex priistas, ex perredistas, ex panistas, etcétera, o los del Partido del Trabajo y de Encuentro Social, que van en alianza con Morena. Refiriéndose a la elección interna de Morena en Puebla, para elegir candidato a gobernador, la Polevnsky aludió al ex priista Alejandro Armenta, senador de Morena que hoy busca ser candidato a gobernador, en competencia con Miguel Barbosa, que busca repetir como aspirante en la elección de gobernador. La dirigente de Morena parece no haber aprendido de su benefactor Andrés Manuel López Obrador, porque se confronta con muchos en su partido, sin medir la experiencia y la talla de sus compañeros políticos.

EN OAXACA, ALEJANDRO Murat insiste en que sea el Gobierno Federal el que atienda el conflicto surgido entre Santiago Yaitepec y Santa Catarina Juquila. Ve que está complicado, y pide ayuda de la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero. Se le olvida que la pelota está en su cancha, en Oaxaca, y que debe aplicarse para evitar que el conflicto se salga de control. Lo primero es contener a la gente de Juquila, para evitar la confrontación; y mantener el diálogo, con la alternativa de abrir un nuevo camino para comunicar a Santa Catarina. La retención de dos mandos policiales, José Aniceto Sánchez Saldierna, y Víctor Galicia, Jefe de Estado Mayor de la Secretaría de Seguridad Pública, es un hecho que ocurre en muchas partes. Y el amparo que concedió la Justicia federal, para garantizar el derecho al libre tránsito de Juquila, es un elemento que podría servir, en caso extremo, para desalojar a los pobladores de Yaitepec, pero antes hay que agotar el diálogo. Sería lamentable que se hubiera violencia por el mal manejo de un  conflicto añejo, que hoy podría estar siendo utilizado por quienes buscan generar conflictos para obtener ganancia política.

Comentarios

comments