Inicio Opinión Campaña de odio contra las triquis

Campaña de odio contra las triquis

462
0
Compartir

Editorial

 

Expulsadas de su comunidad por la prolongada violencia, con mujeres desaparecidas que el Gobierno del Estado no se ha esforzado en localizar; las indígenas triquis que se mantienen en plantón en palacio de gobierno, enfrentan hoy una campaña de odio que promueven, abiertamente, una diversidad de medios de prensa.

En las últimas semanas, en los diarios locales, en noticieros radiofónicos, en portales y redes sociales, a las indígenas triquis desplazadas  por  la violencia fraticida, se les ha acusado de todo, sin explicar las causas por las que se mantienen en plantón a un costado del palacio de gobierno.

Efectivamente, las indígenas triquis son un problema porque el gobierno no les garantiza su retorno a San Juan Copala, y mientras no lo haga, por las medidas cautelares de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), el Estado estará obligado a otorgarles el pago de gastos de vivienda y manutención.

La campaña de prensa en su contra, coincide con los intentos de desalojo que ha llevado el Gobierno del Estado, en los días previos a la Noche del Grito, aquella fecha en la que precisamente se festeja el inicio del movimiento de independencia que liberaría a los mexicanos de la dominación española.

Para las indígenas triquis, la violencia policial y la campaña de prensa en su contra, no se compara con la encarnizada guerra entre grupos de la misma etnia, que en el pasado reciente registró violaciones sexuales, muchos asesinatos y la desaparición a otras que, años después no han sido localizadas por la autoridad ministerial.

Las más recientes escenas video grabadas que han dado vuelta al mundo, presentan a un grupo de comerciantes confrontando a las indígenas triquis, para exigirles que retiren su plantón, con pancartas, de la calle de Flores Magón, argumentando que les afecta en su economía por las bajas ventas.

En los días previos a la celebración de la ceremonia del Grito de Independencia, aparecieron en los medios y en las redes sociales, imágenes de las mujeres indígenas encabezadas por Lorena Merino, increpando a funcionarios del Gobierno del Estado, la falta de atención y solución a sus demandas, durante la ceremonia de ario de la bandera.

Luego aparecieron otras imágenes en las que aparece Lorena Merino encapsulada por policías preventivos, para impedir que vuelva a increpar a los funcionarios públicos durante la siguiente ceremonia cívica.

Otras imágenes más grotescas recrean el operativo policial para retirar a las mujeres indígenas del palacio de gobierno, una acción sorpresiva que impidió resistir el desalojo.

La prensa y algunos periodistas que han asumido como suya la causa del gobierno, repiten hasta el cansancio que el gobierno no tiene porqué mantener a las triquis, que llevan años recibieron dinero del gobierno, que sus dirigentes se roban el dinero desinado para su manutención, que exigen mucho al pedir un terreno y la construcción de 40 viviendas, etcétera.

Efectivamente, las indígenas triquis han sido doblemente víctimas, porque no pueden regresar a su comunidad, y sus representantes han desviado el dinero que reciben para su manutención. Pero hoy son también víctimas de la campaña de odio en su contra en la prensa.

Comentarios

comments