Inicio Oaxaca Inservibles, 27% de cámaras de seguridad

Inservibles, 27% de cámaras de seguridad

30
0
Compartir

Oaxaca de Juárez, Oax.- De las 498 cámaras de videovigilancia que existen en las ocho regiones de la entidad, el 26.7 por ciento de los equipos; es decir, 133, no funcionan desde el sexenio pasado, tras haber sufrido descomposturas irreversibles, reportó el  subsecretario de Información y Desarrollo de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), Édgar Manuel González Contreras.

La ausencia de aquellos equipos se ha traducido en que en diversas ocasiones el personal del Centro de Control Comando y Comunicación Oaxaca (C-4), haya perdido el rastro de vehículos y personas que se vieron involucradas en presuntos actos delictivos, como robos con violencia, admitió el funcionario.

En entrevista con Encuentro Radio y Televisión, González responsabilizó al gobierno de Gabino Cué Monteagudo (2006-2012) del deficiente funcionamiento de los puntos de vigilancia, pues, al término de aquella administración, en diciembre de 2016, únicamente operaban 240, equivalentes al 48 por ciento.

Lo anterior, justificó el Subsecretario, provocó que durante todo el 2017 el gobierno de Alejandro Murat, se haya abocado a reparar y sustituir 125 de las cámaras, con el fin de ampliar la cobertura de los monitoreos.

En la actualidad, dijo, 365 cámaras funcionan al 100 por ciento, de las cuales 125 se encuentran en el municipio de Oaxaca de Juárez.

Sin embargo, admitió que dentro de los equipos que se mantienen en operación, existe un porcentaje –que no especificó—obsoleto, pues no cumple con las especificaciones técnicas necesarias que marca el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

“En el C4, es muy frecuente que reporten algún robo con violencia, nos dan las características del vehículo y queremos seguirlo, pero es desesperante porque se pierde el rastro (de los presuntos delincuentes)”, comentó González Contreras.

Los operadores de la SSP, explicaron, no pueden seguir la ruta de los hampones, ya sea porque éstos atraviesan zonas donde no existen cámaras o porque los equipos que logran captar su recorrido son inservibles al carecer de movilidad de 360 grados o de la tecnología que permita realizar acercamientos en alta resolución.

“Dejaron (el C-4) con 498 cámaras de las cuales menos de la mitad estaban funcionando. Las pólizas son muy caras; entonces, nosotros lo que hicimos fue repararlas con jóvenes técnicos (de la SPP) sin mandarlas al extranjero o con el proveedor.

“La gente se sube, baja la cámara, la limpia, le pone un cable, le pone algo, la vuelve a subir y funciona, pero como son cámaras obsoletas, o son fijas o no tienen un zoom adecuado, se pierde el rastro. Hay una gran cantidad de cámaras que conforme empiecen a dejar de funcionar, lo que se tiene que hacer es indudablemente sustituirlas; esas cámaras se tienen que sustituir”, reiteró.

El funcionario resaltó que, como mínimo, el C4 requiere de 800 a mil cámaras, distribuidas en todo el estado, para garantizar una labor eficiente en el combate a la delincuencia.

En la actualidad, apuntó, el gobierno del estado realiza las gestiones pertinentes para obtener recursos federales que le permitan la adquisición de al menos 80 aparatos nuevos de alta calidad que se traduzcan en la instalación de 20 nuevos puntos de vigilancia.

El funcionario explicó que por disposición de la Federación, en cada punto de monitoreo deben ser colocadas cuatro cámaras, cada una de ellas, con un valor de entre 28 mil y 30 mil pesos, montadas en postes con características específicas, lo que provoca que la instalación total fluctúe entre los 350 mil y 400 mil pesos.

–¿Qué porcentaje de las zonas conflictivas, al menos de la ciudad de Oaxaca, cuentan con cobertura (de videovigilancia)?

–Nunca revelamos la ubicación de las cámaras, algunas se intuyen porque ya las han visto, como las de la Central de Abasto, pero por condición estratégica no se revele en dónde sí y en dónde no hay cámaras.

No obstante, refirió que en la región de Valles Centrales funcionan 192 equipos, algunos de ellos en municipios conurbados como Santa Cruz Xoxocotlán y Santa Lucía del Camino.

Por último, comentó que los rezagos en el C4 no se limitan a las fallas en los aparatos de videograbación, pues también acusó que los servidores principales, colocados en el edificio contiguo de la Coordinación Estatal de Protección Civil, no recibieron ningún tipo de mantenimiento durante el gobierno pasado, además de que la SSO carece de un camión escalera que le permita a su personal llevar a cabo revisiones físicas de manera periódica del equipo de videograbación.

“Fue bueno construir el C-4, pero las cámaras son muy pocas; los servidores se fueron quedando atrás y, además, tenemos  que depender de Manuel Maza Sánchez, director de Bomberos, para que nos preste el camión de la corporación cada vez que necesitamos cambiar una cámara”.

La Secretaría de Seguridad indicó que a mediados del año entrante buscará hacerse de su propio camión.

Comentarios

comments