Inicio México Acto que encumbra a Ruiz Massieu en PRI, entre  protesta del...

Acto que encumbra a Ruiz Massieu en PRI, entre  protesta del “exdipuhooligan” y consigna antiPeña

18
0
Compartir

CIUDAD DE MÉXICO).- Por unanimidad, los integrantes del Consejo Político Nacional del PRI eligieron como presidenta del partido a Claudia Ruiz Massieu Salinas, quien culminará su encomienda en agosto de 2019.

Al asumir el cargo, la sobrina del expresidente Carlos Salinas e hija del exdirigente del PRI asesinado, José Francisco Ruiz Massieu, pidió a los militantes unidad y cerrar filas con el grito de “estamos en pie de lucha”.

 

Toma de protesta de Claudia Ruiz Massieu. Foto: Eduardo Miranda

A pesar de tener “planchada” la votación de la mayoría de los consejeros, una voz disidente se coló entre gritos de protesta en el auditorio “Plutarco Elías Calles” de la sede nacional del PRI. Se trató del exdiputado capitalino Cristian Vargas, quien manifestó que “millones de priistas” no están de acuerdo con la “imposición” de Ruiz Massieu por parte del presidente Enrique Peña Nieto.

Entre gritos de protesta, el excoordinador de Brigadas del Frente Juvenil Revolucionario en esta capital y exdiputado local por el distrito VIII de la delegación Gustavo A. Madero en la Asamblea Legislativa, dijo que el PRI no tenía nada que festejar y criticó al gobierno de Peña, al asegurar que entregó el partido a “un panista”, aludiendo a José Antonio Meade, y que ahora “agachó la cabeza” ante Andrés Manuel López Obrador al iniciar el proceso de transición de poderes.

Desde la tribuna, el consejero conocido como el “dipuhooligan”, por su carácter violento, pidió a Ruiz Massieu “quitarse las zapatillas” y renovar al PRI desde su militancia.

Después de escuchar las voces de apoyo del expresidente del partido, José Antonio González Fernández, y de Claudia Pavlovich, gobernadora de Sonora, Ruiz Massieu rindió protesta como nueva presidenta nacional del PRI, tras reconocer que enfrentará el mayor reto que ha tenido el partido en sus casi 90 años de historia: ser oposición y minoría en el Congreso de la Unión.

También manifestó su compromiso de reformar y renovar al PRI con la advertencia de que será un proceso largo y difícil. Dijo que no pertenecía a algún grupo o corriente, sino que trabajaría para hacer del priismo un partido de oposición fuerte y responsable.

Ruiz Massieu ocupó una buena parte de su discurso para la autocrítica. “No le tengo miedo a las palabras”, manifestó al reconocer que en la pasada elección perdieron porque el partido se “desdibujó”.

“Nos desdibujamos”, reconoció Ruiz Massieu, al señalar que tampoco alzaron la voz ante los “cínicos y abusivos” priistas que incurrieron en actos de corrupción.

En dos ocasiones Ruiz Massieu hizo un reconocimiento a Enrique Peña Nieto, a quien dijo que el PRI apoyará hasta el último minuto de su gobierno.

Luego pidió no confundir cambio con ruptura, y adelantó que hablará con toda la militancia para reforzar la unidad y empezar el trabajo de reforma del PRI.

Igual advirtió que el priismo debe regresar a sus raíces, acercarse a la gente y convertirse en un partido horizontal, que no esté atado al presidente en turno. Propuso un partido de “causas y no de cuotas” que habrá de defender el régimen de poderes y el pacto federal.

Por último, anuncio que el PRI se renovará para los próximos años y que, en 60 días, se dará a conocer al nuevo secretario general del partido, tras la renuncia intempestiva de Rubén Moreira en días pasados.

“Peña, entrega la presidencia”

Durante el acto priista, un presunto militante de ese partido irrumpió el estrado, se acercó al panel principal y desenvolvió una pancarta cuya leyenda decía: “Peña entrega la presidencia ahora que libere al PRI (sic)”.

Ataviado con la característica chamarra roja, el “espontáneo” reclamó a los miembros del consejo, en medio de rechiflas y de gritos de “unidad”.

Otro grupo de priistas intentó tranquilizar con el protestante, sin embargo, el momento se volvió más ríspido, e incluso hasta empujones hubo por parte del supuesto militante.

Tras unos segundos de diálogo, el denunciante se alejó del estrado principal y la sesión continuó.

 

Comentarios

comments