Inicio Istmo Sin apoyo gubernamental, reconstruyen preparatoria en San Francisco Ixhuatán

Sin apoyo gubernamental, reconstruyen preparatoria en San Francisco Ixhuatán

13
0
Compartir

Sin apoyo de los gobiernos estatal y federal, el pasado 8 de octubre se colocó la primera piedra para la reconstrucción de la Preparatoria Comunitaria José Martí, ubicada en el municipio de San Francisco Ixhuatán, perteneciente a la región del Istmo de Tehuantepec, la cual se vio afectada por el sismo del 7 de septiembre del año pasado.

La preparatoria es un proyecto comunitario, autogestivo, crítico y propositivo con 36 años de trayectoria en la región indígena ikoots y Binniza, elcual busca incidir en la formación de los jóvenes de la población para defender colectivamente el territorio y el modo de vida de los pueblos originarios, mediante una pedagogía de la solidaridad, el apoyo mutuo y la comunalidad.

Su reconstrucción se inició gracias a las aportaciones solidarias de la sociedad civil de todo el país, entre ellos de Oaxaca, Durango, Sonora, Chihuahua y Coahuila, mismas que fueron canalizadas a través de la Universidad La Salle de Oaxaca, además del trabajo autogestivo de los jóvenes y el apoyo de colectivos, organizaciones y amigos del bachillerato.

Este nuevo complejo que consta de cuatro aulas de material se sumará a tres aulas provisionales edificadas desde enero pasado a través del tequio de estudiantes, profesores y padres de familia, mediante el uso de técnicas tradicionales de construcción con barro y otate.

“Aunque estaba hundida y fracturada, la escuela ni siquiera fue censada por las autoridades, nosotros no esperamos ni creemos en la ayuda del gobierno, creemos en la fuerza colectiva de la solidaridad”, indicó en el uso de la palabra, Manuel Antonio Ruiz, director de la preparatoria comunitaria.

“Aquí en nuestra escuela hemos respondido con cariño y solidaridad a momentos de angustia y desesperación, lo hicieron nuestros jóvenes después del sismo, al llevar esperanza a niños, adultos y ancianos, y en ese camino encontramos siempre a personas generosas que nos enseñaron a reconstruirnos en comunidad, unos junto a otros”, añadió.

Es de destacar que, en septiembre de 2017 la preparatoria José Martí fue la única institución educativa en la región del Istmo que no suspendió labores después del sismo, debido a la necesidad de coordinar acciones desde ahí durante y después del siniestro.

Ya que jóvenes y profesores, en sus salones dañados y después de su demolición en salones temporales de lona y plástico, atrajeron ayuda humanitaria para las familias que se quedaron sin hogar a causa de los sismos, actualmente, a 13 meses de la contingencia en los nuevos espacios construidos por ellos mismos continúan labores de ayuda.

Otro dato a destacar es que La Salle Oaxaca fue una de las instituciones que desde el sismo canalizó donaciones a la preparatoria, que durante los cuatro meses posteriores al temblor se convirtió en un centro comunitario de acopio y distribución, a pesar de sus limitaciones.

Desde ahí, alumnos y profesores recibieron y distribuyeron con las personas más necesitadas de 12 comunidades del Istmo, 80 toneladas de alimentos, 23 toneladas de láminas, 83 hornos para totopo, y 40 toneladas de ropa, medicamentos, lonas, juguetes, casas de campaña, colchonetas y catres, entre otros apoyos.

Cabe mencionar que los cimientos de los cuatro salones ya están en proceso de construcción, siendo arquitectos y trabajadores de la constructora local Quiotepec, la encargada de la obra, empresa constituida por un egresado de la preparatoria.

Comentarios

comments