Inicio Espectaculos Reguetón colombiano, de Sudamérica para el mundo

Reguetón colombiano, de Sudamérica para el mundo

28
0
Compartir

Maluma durante los MTV Video Music Awards en el Radio City Music Hall en Nueva York el 20 de agosto de 2018. Foto Invision / Ap

Medellín. En las calles de Medellín, la segunda segunda ciudad de Colombia, confluyen músicos que al son del reguetón rompen fronteras y que con sus letras en español y colaboraciones con otros artistas han abierto la puerta para que, desde distintas latitudes, se coreen sus canciones.

La ciudad de clima cálido, con 3.5 millones de habitantes y llena de riquezas culturales, ha servido de trampolín para los ya bien posicionados J Balvin, Maluma, Karol G, Sebastián Yatra, y para otros que les están siguiendo los pasos.

PUBLICIDAD

Para el productor musical Esteban Higuita, más conocido en el medio como Wain, el gusto por el reguetón en Colombia se debe a que “la generación creció con ritmos muy folclóricos y auténticos, y cuando estaban pequeños llegó ese género desde Puerto Rico”.

El reguetón nació en Panamá, se explotó en Puerto Rico y, como afirma Wain, los colombianos no le vieron nada de malo en fundirlo con ritmos de electrónica y folclore, una combinación explosiva que conquistó los oídos locales y extranjeros.

“Cuando estaba empezando, los colegas escuchaban mi música, las discotecas donde me presenté se llenaban. Medellín ha sido un trampolín”, afirmó Maluma, de 24 años, al diario El Colombiano.

En los años 80 Medellín dio origen al punk colombiano, ha sido clave en el fanatismo de ritmos como el metal y entre sus habitantes hoy en día proliferan los amantes del tango y los bares de salsa, panorama que contrasta con las discotecas que retumban canciones de reguetón.

“Gracias al Internet y al streaming, jóvenes que vivían en ciudades como Medellín -que antes tenía un estigma relacionado con la violencia- tuvieron la oportunidad de expresarse, crear y mostrar otra cara a partir de la música y las raíces”, explica Wain en conversación con Dpa refiriéndose a la época del narcotraficante Pablo Escobar y el temido Cartel de Medellín.

“Aparte de que el reguetón se quedó en Medellín, en ese momento de violencia muchos artistas quisimos -y me incluyo- salir a mostrar con gusto que podemos hacer otra cosa”, señaló el productor, que ha trabajado con artistas como CNCO, Ximena Sariñana y Reykon.

Y es que en la ciudad trabajan varios profesionales dedicados a crear nuevos hits. Uno de ellos es Cristhian Mena, más conocido como Saga Whiteblack, el hombre detrás de los últimos éxitos de Nicky Jam.

“Yo conocí a Nicky Jam en 2012 cuando estaba grabando colaboraciones, entré como su ingeniero de grabación y al año le presenté la pista de El perdón, que lo terminó de catapultar”, comentó Saga Whiteblack a la Revista Semana.

Como Nicky Jam, muchos otros han llegado a esta tierra para encaminar sus carreras y dar con una canción que sea los suficientemente pegajosa. La ciudad se ha vuelto una parada obligatoria para nuevos artistas.

Es el caso de Manuel Turizo, que a los 16 años se mudó del caribeño municipio de Montería a Medellín, donde grabó su primer sencillo Una lady como tú, el cual se convirtió en un éxito instantáneamente: el videoclip tiene más de mil millones de reproducciones en YouTube.

Para Wain, las herramientas digitales tienen mucho que ver en esta explosión musical: “Aparte de crear cosas nuevas, el Internet nos ayudó a llegar al mundo y que la gente viera lo que se estaba creando en Colombia, que no todo era música en inglés”.

Uno de los máximos exponentes de esta ola es José Álvaro Osorio, que en 2009 vivía en su natal Medellín y se debatía entre raíces pop latinas y vibras de hip hop. Con su primer sencillo Ella me cautivó se posicionó en los listados locales: había nacido una estrella mejor conocida como J Balvin.

Ahora embajador de la música en español, J Balvin no solo está consolidado como uno de los artistas más exitosos del planeta, sino que con colaboraciones con iconos pop como Pharrell Williams, Liam Payne y Beyoncé ha conquistado las listas de éxitos mundiales.

“Creo que hago lo que Drake hizo en la industria”, comentó el artista al diario The New York Times. “Llegué con melodías y letras diferentes, desde un lugar diferente: el reguetón es de Puerto Rico; Drake es de Canadá”.

De acuerdo con el productor Wain, las fronteras musicales se están abriendo cada vez más. “Hoy puedo escuchar una armonía de pop o un jazz junto a un ritmo de reguetón, el pop tiene un nuevo sonido”, señala.

El resultado del trabajo de estos artistas es que miles de millones de personas, aunque no sepan español, intenten tararear sus canciones mientras se dejan llevar por este ritmo al que Medellín tanto ha aportado.

 

 

Comentarios

comments