Compartir

Editorial

Al anunciar la proximidad de las inscripciones para la evaluación de ingreso a las diferentes escuelas y facultades de la UABJO, funcionarios de la institución aseguran que no habrá “venta de ingresos”, invitan a denunciar en los Módulos de la Fiscalía y de la propia Universidad, a quienes ofrezcan espacios a cambio de dinero.

En los hechos, al interior de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca, los jefes del porrismo universitario están ofreciendo, al igual que todos los años, espacios en todas y cada una de las escuelas y facultades, incluyendo la de Medicina, que es donde el negocio es más lucrativo, porque los interesados en ingresar mediante la compra del espacio, pagan cuentos de miles de pesos.

En realidad, en la UABJO se practica el doble discurso por parte del rector Eduardo Bautista Martínez, para tratar de crear una imagen de cambio, de transparencia y rendición de cuentas, y de combate a la corrupción; pero en los hechos, nada cambia, la rectoría mantiene la opacidad y tolera la venta de espacios en escuelas y facultades.

Esta ilícita actividad de la venta de ingresos tiene que ver con los compromisos que sostiene el rector Bautista Martínez con los jefes del porrismo, grupos de choque se le sirven para el control de los estudiantes y maestros en las diferentes unidades académicas, aunque destacan en Derecho, Contaduría y Odontología.

Para aparentar lo contrario, la rectoría pidió a la Fiscalía General de Justicia que instalara módulos dentro de las instalaciones universitarias, en las que, efectivamente, se reciben denuncias sobre actos ilícitos en la UABJO, pero no hay denunciantes en la venta de ingresos.

Los jefes del porrismo no obligan a nadie a pagarles por los espacios en escuelas y facultades. Los aspirantes pueden inscribirse y participar en las evaluaciones, pero muchos no aprueban el “examen de admisión”, y los que tienen para pagar su ingreso, lo aseguran con los que les dan la certeza de ser inscritos como nuevos estudiantes.

El mensaje que envían funcionarios de la Universidad a los aspirantes a ingresar a la UABJO, es un engaño, porque les aseguran  que la única vía para ingresar a las escuelas y facultades, es la evaluación, cuando en realidad existe la “vía alterna” que es la compra del ingreso.

Esta actividad ilícita que sigue vigente en la UABJO, afecta a estudiantes esforzados y de buen nivel escolar, que acuden a la evaluación, pagan su inscripción, pero no van a poder ingresar, aun habiendo aprobado el examen, porque los funcionarios y directivos de cada escuela y facultad reserva un amplio número  para los “recomendados”, para los hijos de los trabajadores universitarios, y para los jefes del porrismo que venden espacios.

En el negocio de la venta de espacios en la Universidad, los ingresos son compartidos entre los jefes del porrismo y funcionarios universitarios, que reciben una parte del botín, además de asegurar la lealtad de los grupos de choque. 

Es más, en la medida en que se acerca el cambio de rector, la impunidad es mayor para los jefes del porrismo debido a que necesitan de sus servicios y lealtad plena, para intimidar, agredir y manipular a los estudiantes durante el proceso electoral, que es una de las estrategias para asegurar el triunfo.

Comentarios

comments