Inicio Opinión El desprestigio de Morena

El desprestigio de Morena

242
0
Compartir

Editorial

La lideresa nacional de Morena, Yeidckol Polevnsky, está obligada a intervenir, a la brevedad posible, para que su representante político en Oaxaca, el empresario y diputado local Ericel Gómez Nucamendi, no siga desprestigiando al partido fundado por el presidente Andrés Manuel López Obrador.

El despido injustificado y arbitrario del reportero Miguel Ángel Maya Alonso, por haber documentado para el diario Noticias “Voz e imagen  de Oaxaca”, la corrupción de funcionarios de la Secretaría de Seguridad Pública con  el manejo de los recursos económicos destinados para el viáticos y estímulos a los policías que estuvieron a cargo de la seguridad del Auditorio del Cerro del Fortín, durante la presentación de la Guelaguetza de los Lunes del Cerro, es uno más de los abusos, arbitrariedades, actos de censura y violación de los derechos laborales de sus trabajadores.

En plena campaña presidencial, los reporteros Itzel Grajales y Jacob García, denunciaron el despido injustificado, retención de salarios y falta de liquidación del empresario de origen chiapaneco Ericel Gómez Nucamendi, que los había contratado para otro periódico que edita en su natal Chiapas.

El oportunismo político y la ambición  de Gómez Nucamendi son bien conocidos en Oaxaca por su trayectoria política, pues fue militante del PRI cuando obtuvo cargos como dirigente de la CNOP y la delegación del ISSSTE, así como la diputación federal. Al ser relegado, porque utilizaba su periódico para obtener millonarios recursos del presupuesto estatal, se afilió al Partido Movimiento Ciudadano, por su cercanía con el ex priista Dante Delgado, lo que le permitió ser diputado local y senador suplente de Gabino Cué, al que relevó en el Senado cuando éste asumió la gubernatura.

En su condición de senador de la República, Gómez Nuvamendi exigió una cuota política al gobernador Cué Monteagudo, quien integró a su gabinete a los parientes y amigos del dueño del diario “Noticias”, incluyendo a su sobrino Alfredo Lagunas Rivera, como presidente del Poder Judicial de Oaxaca, y quien sigue manejando la mayor parte del presupuesto de ese poder a través del Consejo de la Judicatura.

La dirigente de Morena designó a Gómez Nucamendi coordinador regional para asumir el control de la LXIV Legislatura Local, pero no pudo hacerlo, debido a que el senador Salomón Jara Cruz, ex candidato a gobernador por Morena, con la mayoría de los diputados se apoderó de la presidencia de la Junta de Coordinación Política (Jucopo).

Sin embargo, Gómez Nucamendi ha sabido aprovechar al grupo de diez diputados de Morena files a Polevsky, y aliado con el diputado Armando Contreras se ha convertido en el interlocutor de Morena ante el gobernador Alejandro Murat, lo que le permitirá nuevamente negociar flujos millonarios de las Finanzas estatales para su empresa editora de Noticias, ahora que enfrenta la crisis por las bajas en las ventas de ese periódico.

En las filas de Morena existen políticos con y sin larga trayectoria, pero fieles a los principios de ese partido y convencidos de la Cuarta Transformación que anuncia el presidente López Obrador, pero la dirigente Yeidckol Polevnsky optó por Gómez Nucamendi, carente de principios y valores democráticos, y contrario a la ideología de Morena, lo que representa una gran contradicción.

No es posible que Gómez Nucamendi siga al frente de Morena en Oaxaca porque representa todo lo contrario a los ideales de Morena y a los principios que enarbola el presidente López Obrador, pues no solo es corrupto y violenta los derechos laborales y la libre expresión de los periodistas, sino que carece de principios e ideología de izquierda, en resumen un mercenario que busca servirle al PRI-gobierno para obtener los mayores beneficios económicos posibles.

Comentarios

comments