Inicio Opinión CORRUPCION EN LAS ESTANCIAS

CORRUPCION EN LAS ESTANCIAS

33
0
Compartir

            ARENA POLITICA                                          

           Mario CASTELLANOS ALCAZAR

                            

                     El problema de las estancias infantiles a nivel nacional son claro ejemplo de corrupción del sistema político mexicano específicamente de lo que fue la Secretaría de Desarrollo Social, ahora Bienestar, herencia que dejó el gobierno neoliberal al presidente Andrés Manuel López Obrador.

                 Este problema ya cundió hondo en las nueve mil estancias infantiles que funcionan a nivel nacional, en Oaxaca no digamos, en lo general los padres de familia y trabajadores de estos centros ya se han manifestado para exigirle al gobierno de Obrador que no les reduzca el presupuesto y menos que se los entregue a los padres de familia porque éstos lo utilizarán para otros gastos menos para el pago de los servicios del cuidado de sus hijos.

          Desde luego que esto ha causado una revuelta que más bien ya se trata de un asunto político, sin embargo Obrador ha retomado este problema social, manifestando su total apoyo para que estas estancias no desaparezcan y por supuesto que seguirán funcionando con la modalidad de que ya no manejarán los recursos financieros.

        Serán los padres de familia los que manejarán dichos recursos, unos mil 600 pesos cada dos meses, lo que despertó el desacuerdo de los directivos, operadores y trabajadores de las estancias infantiles de donde se presume surge el fraude de estos recursos económicos pero también de arriba, es decir de los funcionaros de lo que fue la SEDESOL, institución que dejó una laguna de corrupción al gobierno anti neoliberal de Obrador, quien está atajando la inconformidad y ya superó la crisis con el pago de los adeudos hasta el mes de diciembre del año 2018.

              Según el Secretario de Hacienda y Crédito Público, Carlos Urzúa, el presupuesto para las estancias será del orden de los dos mil millones de pesos a razón de mil 600 pesos bimestrales por cada niño sin discapacidad  y  los discapacitados recibirán mil 900 pesos. Se redujo 300 pesos a los no discapacitados.

       Desde luego que no es un problema del actual gobierno de López Obrador, es sin duda del ex presidente Enrique Peña Nieto, pues esta crisis se agudizó en el sexenio reciente pasado ante la corrupción lacerante de la SEDESOL, cuna de los grandes fraudes de sus titulares, incluso del más reciente de origen oaxaqueño por desfortuna, Eviel Pérez Magaña, a quien le estalló la bomba y en sus manos quedó la responsabilidad del mal manejo de los recursos y el funcionamiento de las estancias infantiles.

       Son 400 mil menores de edad los que reciben la atención en las estancias infantiles, aunque muchas también se han cerrado por actos de corrupción, mal uso de los recursos económicos y alteración de datos e información a las autoridades correspondientes, en lo que se refiere a Oaxaca funcionan 210 estancias y se desconoce a cuantos niños atiende, pero en sí el conflicto es a nivel nacional.

           Cerrar las estancias tampoco es factible porque representan un fuerte apoyo para los hijos de los padres que trabajan, de esto el mismo gobierno está consciente, lo que sí debe haber una depuración, revisión y análisis de este sistema para enmendar errores y hacer una reestructuración y cambios en sus reglas operativas con la finalidad de hacer una limpia de tanta corrupción y mejorar el servicio a los usuarios.

       Lo que pasa es, que sí, el presidente tiene muy buenas intenciones de mejorar el funcionamiento de dichas estancias, incluso está buscando nuevos mecanismos de operación para que los recursos lleguen directamente a las manos de los padres de familia, como es su política, con la finalidad de que no pasen por manos de intermediarios, lo que sí, debe haber más cuidado para que todo salga bien, porque tal parece que los cambios se  quieren hacer de un momento a otro, las cosas se hacen tan rápido, que causa suspicacias en los beneficiarios.

           Las protestas se seguirán dando, no solo en estas estancias, sino en todas las organizaciones sociales y políticas que ya no recibirán recursos y apoyos económicos, como una forma de acabar con el intermediarismo y lógico contra de la corrupción de los malos funcionarios y dirigentes, lo que va a seguir despertando mucha inconformidad de quienes perderán sus prebendas, sus moches y prerrogativas, pero en sí, mucha gente y el pueblo aboga estas medidas del gobierno de Obrador, a quien reconocen y apoyan para que continúe barriendo las escaleras de arriba- abajo, así es como se combate la corrupción, sin embargo se requiere del apoyo de la ciudadanía para salir adelante y hacer realidad la Cuarta Transformación de México, es decir ya es hora de aplicar el programa alternativo de nación anunciado por  Obrador, ahora o nunca, el cambio o más de lo miso, no eso no, de  ninguna manera, todos a denunciar los errores y a reconocer los aciertos.

Comentarios

comments